espere...

Campeonato Nacional

LDU Quito
LDU Quito
0
Aucas
Aucas
0
Macará
Macará
1
Delfín
Delfín
1
LDU Quito
LDU Quito
0
Delfín
Delfín
0

La Tri

Ecuador
Ecuador
3
Trinidad y Tobago
Trinidad y Tobago
0
Ecuador
Ecuador
0
Colombia
Colombia
1

Copa Sudamericana

Colón
Colón
1
Ind. del Valle
Ind. del Valle
3

Copa Ecuador

Delfín
Delfín
3
LDU Quito
LDU Quito
1

EE.UU y Argentina: lecciones magistrales de ataque y defensa en baloncesto

NBA - El torneo de baloncesto de los Juegos Panamericanos arrancó con una cátedra que dieron EEUU y Argentina a las Islas Vírgenes y Uruguay, respectivamente

El torneo de baloncesto de los Juegos Panamericanos arrancó con una cátedra que dieron EEUU y Argentina a las Islas Vírgenes y Uruguay, respectivamente
Bichito | @BichitoEC | @BichitoEC
01/08/19 02:27

 El torneo de baloncesto de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 arrancó con una lección doble de cómo se ataca y cómo se defiende en baloncesto 5x5 a cargo de los equipos de EE.UU y Argentina, candidatos evidentes al oro y que prometen un choque que hará saltar chispas entre dos estilos de este deporte.

EE.UU debutó ante las Islas Vírgenes y Argentina frente a Uruguay, equipos evidentemente menores sobre el papel que en esta ocasión ejercieron de protagonistas involuntarios en una clínica de baloncesto, cuyo mejor exponente se pudo ver en los primeros cuartos de cada partido.

En los primeros diez minutos de su debut en el coliseo Eduardo Dibós de Lima, los estadounidenses una selección universitaria procedente de la conferencia "Big East", endosaron 39 puntos a unos anonadados isleños, que miraban cómo los jóvenes estudiantes corrían infatigables de un lado a otro de la cancha y exhibían un inagotable repertorio para anotar.

Velocidad, mucha velocidad. Transiciones fugaces, agresivas. Apenas dudas a la hora de enfrentar un cara a cara. Sígueme el ritmo, si puedes.

La filosofía del equipo era evidente: ¿para qué exigirse en defensa, si al final vamos a marcar más que el rival?

Al final, el partido terminó 119-84, un resultado abultado que resumió bien esa filosofía de pistolero confiado en su precisión y en su inagotable reserva de municiones.

Un aspecto notable del desempeño del equipo fue su tiro exterior. Anotaron el 50% de sus intentos en todo el partido, (17 de 34 intentos), un recurso que además intentaron con éxito en alguna ocasión hasta siete de sus jugadores.

El esfuerzo anotador volvió a verse en el tercer cuarto, en el que anotaron 35 puntos en otra ráfaga demoledora.

El enfoque argentino fue completamente opuesto y sus resultados tal vez más significativos.

Ante Uruguay ganaron por 102-65, algo que se esperaba.

Lo llamativo fue el 27-2 con el que terminó el primer cuarto, un resultado que de hecho amenazó con ser aún mas abultado. Los uruguayos encajaron un parcial de 18-0, una y otra vez confrontados ante una defensa que se anticipó en todo y ordenó el ritmo del partido en todo momento.

Bajo el aro, la estadística defensiva mas llamativa y que habla de la intensidad del juego, los argentinos sumaron 35 rebotes defensivos liderados por una figura como Luis Scola. Visto a la inversa, Uruguay solo sumó 7 rebotes ofensivos en todo el encuentro.

En toda la primera mitad, Uruguay solo anotó 17 puntos. Solo en en segundo tiempo, con la segunda unidad argentina en pista -todos los argentinos sumaron mas de diez minutos de juego menos uno- pudo Uruguay maquillar el marcador.

Orden, mucho orden. Lectura del juego rival como si tuvieran acceso a sus entrenamientos y una disposición colectiva del esfuerzo y sacrificio.

Argentina, frente a los EE.UU, que apenas se ocupó en defender, sí demostró sin embargo un gran poder ofensivo, sobre todo bajo los aros con Scola (16 puntos) y con el tiro de Gabriel Deck (23).

Ambos equipos parecen lanzados para liderar sus respectivos grupos, y por tanto solo se cruzarían en la final del torneo, un choque que promete ser, nuevamente, una discusión sobre cómo se debe entender el baloncesto. EFE